La comunicación en salud, una disciplina para entender cómo podemos vivir mejor

Hablar de ciencia en palabras sencillas esto es lo que se logra con la comunicación en salud.  Un compromiso que nace del pleno convencimiento de que los temas médicos también pueden llevarse a la población en general con un alto respaldo científico y una redacción fácil de comprender.

Un lenguaje que desde hace años vienen desarrollando las grandes industrias farmacéuticas y que también hace parte de empresas de bienestar como la nutrición y el cuidado de la salud.  En Burson-Marsteller la Práctica de Salud y Bienestar se ocupa de esta tarea  y su motivación en muy sencilla: en la medida en que el conocimiento aumente y se generalice, se pueden detectar más tempranamente las enfermedades, se podrán realizar los tratamiento adecuados con mejores resultados, y se asegurarán las  prácticas y manejos médicos y de nutrición específicos para cada persona, según su situación.  Estos aspectos fruto de la educación en salud impactan de manera positiva en la calidad de vida de muchas personas y mejoran el bienestar familiar y comunitario.

Lo que sí está claro es que las empresas de salud  y bienestar no pudieran cumplir con este objetivo si no contaran con el talento, la disciplina y el interés de sus voceros médicos quienes generosamente ponen toda su credibilidad y conocimiento al servicio de la comunicación en salud y cumplen con la tarea de exponer de manera clara la información que una persona del común debe saber para estar atento al mejor mantenimiento de su salud y ayudan a la gente a comprender sus derechos de acceso a las acciones terapéuticas de los  medicamentos, y a consumir alimentos de calidad.

Es por eso, que la comunicación en salud tiene un enfoque en prevención, y sobre todo un rol fundamental en la educación de los pacientes diagnosticados; una comunicación para aprender a identificar  las enfermedades cuando las personas están sanas y una comunicación que convoca al compromiso cuando la enfermedad aparece, pues en este escenario la comunicación va directo al paciente convocándolo para que deje de ser un mero espectador de la información y aprenda a convertirse en un protagonista de la recuperación de su propia salud de la mano del médico y en pleno ejercicio de sus derechos.

Autor:  Zoraida Rios #BMsaludyBienestar

2 thoughts on “La comunicación en salud, una disciplina para entender cómo podemos vivir mejor”

  1. Cada vez son más las empresas de la industria de la salud que encuentran valor en las relaciones públicas y las comunicaciones y están incluyendo campañas y planes de PR para comunicar de manera efectiva sus mensajes. Lo bueno es que estamos en la transición (en el caso de las multinacionales) de ser un lineamiento global a entender y aprovechar estás actividades.

  2. Sin duda, la comunicación en salud ha contribuido a reforzar una importante rama que en ocasiones queda en el olvido: la educación. Lo fascinante de poder involucrar la comunicación con la ciencia y que además se divulgue en palabras sencillas, no busca otra cosa que reafirmar un compromiso con la salud y el bienestar, mediante el desarrollo de temas médicos con respaldo científico.
    En mi opinión, una excelente manera de llegar a todos, sin excepción, es la comunicación en salud. Para ello se deben desarrollar correctamente los contenidos, preocuparse por la planeación y la ejecución, no olvidar los detalles y estar informados de temas de la agenda que contribuyan a la prevención y a la educación de la población en general, mediante estrategias que propendan hacia el bien común.

Deja un comentario