Comunicación basada en evidencia

Mercados más exigentes, competidores más agresivos, cambios constantes en los comportamientos de los usuarios y consumidores, aparición de nuevos actores con gran poder de influencia, ambientes híper-regulados, altas inversiones, entre otros factores, hacen que cada día las empresas tengan menos margen para el error, cuando van a realizar un esfuerzo de comunicación estratégica y relaciones públicas. Esto ha hecho que las compañías necesiten tener una compresión más clara de su entorno actual y al mismo tiempo que se ven obligadas a evaluar cada paso de una campaña de comunicación.

Por esta razón es necesario que las empresas puedan contar con herramientas que faciliten medir el impacto real de sus esfuerzos de comunicación con relación al alcance del mensaje, las audiencias clave impactadas y los objetivos de negocio alcanzados, al mismo tiempo que permitan corregir el rumbo del programa en caso de que sea necesario.

Esto es lo que la metodología Comunicaciones Basadas en Evidencias® creada por Burson-Marsteller ofrece dentro de la industria de la comunicación corporativa y las relaciones públicas. Comunicaciones Basadas en Evidencias® aporta la ciencia al proceso de comunicación haciendo uso de herramientas que permiten entender los hechos que rodean a la empresa y evaluar los mensajes a comunicar incluso antes de que salgan al mercado, para comprobar si realmente están impactando de forma adecuada a la audiencia objetivo.

La metodología diseñada por Burson-Marsteller tiene la habilidad de medir cualquier campaña o actividad de comunicación y relaciones públicas antes, durante y después. Las Comunicaciones Basadas en Evidencias® proporciona información empírica para medir el impacto contra objetivos de comunicación específicos alineados con los objetivos de negocio de la organización, a la vez que permite corregir el rumbo cuando sea necesario para optimizar el impacto del programa.

Hoy en día hay poco margen para el error y las Comunicaciones Basadas en la Evidencias® pueden ofrecer una compresión clara del entorno y la posibilidad de evaluar cada paso del programa para asegurar el éxito de las comunicaciones y generar confianza entre los diferentes stakeholders en un área que en muchas ocasiones es incierta.

Por Carlos Giraldo – BMSaludyBienestar

Deja un comentario