#SigámonosLosBuenos Cajas de resonancia y audiencias

La concentración de individuos con intereses y opiniones similares en las redes sociales, crea grandes cajas de resonancia generando retos y oportunidades para el posicionamiento de productos y temas en la agenda pública. En este contexto vale la pena preguntarse, ¿existen estas cajas en las redes colombianas?

De #SigámonosLosBuenos a las comunidades desconectadas

Durante la segunda semana de enero, varios usuarios de Twitter Colombia impulsaron el hashtag #SigámonosLosBuenos, señalando la necesidad de crear una comunidad robusta de personas que se desmarcan de ciertas ideas políticas. Esto, con el fin de generar un contrapeso a las narrativas y mensajes que emiten los que en este caso no se considerarían parte de “Los Buenos”.

Sin embargo, las comunidades de individuos y personas que piensan igual ya existen en este espacio digital. Para el caso de Colombia, es notable la constituicón de grupos poco conectados cuando de política se habla. Este hecho, esencial para entender las elecciones.

Cuando se habla de Álvaro Uribe

Periodo: 2018

A través de estrategias de minería y visualización de datos, se pueden observar las comunidades que se constituyeron a lo largo del 2018 alrededor de un tema particular: Álvaro Uribe Velez (su imagen y sus trinos).

El ejercicio arroja la existencia de cuatro comunidades: El uribismo (azul oscuro), la oposición política y mediática (rojo), la oposición más cercana a Gustavo Petro (azul claro) y los medios de comunicación (verde).

Los únicos puentes que existen a lo largo del tiempo entre los diferentes grupos políticos son los medios, lo cual se da más por una dinámica de reacción a noticias que por una discusión directa entre individuos sobre un tema particular. Así, la mayor parte del urbismo en twitter no se relaciona con la oposición cercana a Petro, generando una desconexión que, por lo menos, distorsiona la percepción sobre la opinión generalizada alrededor del expresidente.

Caso Bolsa de Petro

Periodo: Diciembre 2018/Enero 2019

Durante el mes de diciembre del 2018, se posicionó en la agenda pública la discusión sobre el vídeo de Gustavo Petro recibiendo una bolsa con dinero. La atención mediática que recibió, superó temas como el debate de Odebrecht e incluso algunas campañas publicitarias.

Le evolución de la discusión llevó rápidamente a que ésta cayera en las cajas de resonancia ya constituidas por dos de las fuerzas políticas con mayor presencia en Twitter. El efecto natural de dicha situación es la creación de dos narrativas encontradas al rededor de la interpretación de los hechos, así como la aceptación de estas narrativas por parte de los miembros de cada comunidad.

De esta manera, se profundizan dos sesgos en las comunidades políticas de Twitter Colombia. Por un lado, el sesgo de confirmación que lleva a las personas a escoger de manera parcializada la evidencia que confirma su opinión y, por otro lado, el sesgo de falso consenso que lleva a sobre-dimensionar el nivel de aceptación de una narrativa.

Caso Bolsa de Petro#SigámonosLos buenos: Cajas dentro de una caja

Periodo: 15-16 de enero/2019

Día 1 Día 2

Día 4

El hashtag #SigámonosLosBuenos, popularizado desde el 13 de enero, es en sí mismo un espiral de silencio y una caja de resonancia. Su aparición, según su creador, es para hacerle contrapeso a otra comunidad política a través del fortalecimiento de los vínculos entre quienes no se sienten identificados por ésta.

La dinámica conlleva a que los usuarios se sigan entre quienes usan la mencionada etiquetada. Evidentemente, quienes consideran que esta iniciativa es un ataque directo a su comunidad, se alejarán o, en el mejor de los casos, la usarán para arrojar críticas.

Con el transcurso de los días, curiosamente se han generado comunidades dentro de esta nueva comunidad. Motivados por discusiones sobre el propósito de la campaña o sus origenes, muchos usuarios han empezado a crear hashtags similares alejandose de manera paulatina de la comunidad central original.

Deja un comentario