A menos de dos meses de empezar el principal torneo internacional de fútbol, los organizadores, las selecciones y la afición están listos para vivir un mundial, sin precedentes. Si bien se espera que el evento sea una vitrina para las marcas, no se debe descartar que también puede ser el escenario perfecto para que una crisis estalle. Por eso es importante detenerse y analizar posibilidades de riesgo o controversias que se pueden generar antes, durante y después del certamen deportivo.Leer más